jueves, agosto 24, 2006

Nanas de la cebolla
La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre su cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma,
al oírte,bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pones alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
y el niño como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño;
nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ries
con cinco azahares.
Con cinco diminutas ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

Por extrañas asociaciones de ideas, me pasan esas cosas, debido al post de Malena me vinieron a la cabeza estos versos. Los escribió Miguel Hernández, pertenecen a su último libro “Cancionero y Romancero de Ausencias”, escrito durante los años 41 y 42 en su estancia en la cárcel poco antes de morir allí. Es un poema dedicado a su hijo, en tiempos de hambre la cebolla se convierte en el alimento de los derrotados... Es de mis preferidos de Hernández, muestra el poder de la risa como arma y eso me gusta, yo también lo pienso. La risa es liberadora y cantarina, tras su paso nada puede ser igual y no se trata de reir como los tontos o los indiferentes, se trata de reir para despejar, para aliviar, disfrutar, fluir, por el placer de escucharla y escucharse o por provocar a la vida demostrándola que hay espacios que no puede tocar, que son sólo nuestros. Sí, la cebolla puede ser el alimento de la derrota pero la risa es su adversario para no dejarse vencer: defendiendo la risa pluma por pluma, él lo supo bien...

10 Comments:

Blogger MaleNa said...

Me pegaste en el alma, centro de los centros.

Nana que cantaba mi abuelo, aquel de los ojitos verde marihuana, Don Ezcurra fuente y sentido de mi niñez.

A disfrutar decia todas las mañanas.

Defendamos la risa, siempre.

Coshita linda ;)

2:51 p. m.  
Blogger amelche said...

Me gustan más el de los aceituneros de Jaén y el de "Vientos del pueblo". :-) ¿Sabes que en Elche está el Centro de estudios Hernandianos, para todos los que estudian la obra de Miguel Hernández? Hay manuscritos y no sé cuántas cosas más.

3:32 p. m.  
Blogger amelche said...

O aquello de:

"Me tiraste un limón y tan amargo,
con una mano cálida y tan pura
que no menoscabó su arquitectura
y probé su amargura sin embargo."

O, dedicado a Madrid (las arañas son las lámparas), lo siguiente:

"Alto soy de mirar a las palmeras,
rudo de convivir con la montaña
bajo y blando me vi en las aceras
de una ciudad espléndida de arañas."

La verdad es que a mí, después de tanta palmera, Madrid me agobiaba bastante. Juré que no viviría allí por nada del mundo. Lo siento, me gustan las ciudades más pequeñas para vivir. Las grandes, para ir de museos y tal, bien, pero nada más.

12:06 a. m.  
Blogger Reaño said...

No me ablen de Madrid que me pongo a llorar...
Jó, Marga, la última estrofa me ha pincelado el alma... junto con las palabras que destacas en verde...
Entonces, silbando bajito, rumbeo pal'escolazo (garito)...

1:39 a. m.  
Blogger Noctiluca said...

Tu risa me hace libre me pone alas !

Este poema es conmovedor hasta las lágrimas junto con la risa. Muchas veces me pasa, eso de reír y llorar a la vez, es bonito.

Gracias Marga por ponerle cuerpo a la belleza !

Ahora que somos "grandes": no te derrumbes... ni aún sabiendo lo que pasa y lo que ocurre...

5:01 a. m.  
Blogger Marga said...

Malenila... defendámosla! yepha! a disfrutar...

Amelche, tiene poemas buenos, sí. En cuanto a Madrid... qué me vas a decir que yo no sufra!! aunque no sé, creo que vivir en una ciudad más pequeña me asfixiaría, o no, yo que sé... jajaja. Pero soy urbanita aunque a veces tenga que desaparecer, me gusta el anonimato y la falta de prejuicios que se dan en las grandes urbes

Reaño... rumbee usted!! también es de mis preferidas esa estrofa. Pluma a pluma, compañero...

Nocti, hay risas de otros que son así, que ponen alas y quitan soledades, me quedo con esas.

Besossssssssss risueños!

9:46 a. m.  
Blogger amelche said...

MARGA: Depende de a qué estemos acostumbrados y a todo se hace una, aunque no lo parezca. Yo he vivido en Irlanda en pueblos de diez mil habitantes, sin cine, sin teatro, sin nada más que cuatro pubs donde la mayoría de gente era hombres, mucho mayores que yo...(Y, sin embargo, me encantaba. Aunque reconozco que, si hubiera vivido más tiempo, me habría agobiado.)
Y he vivido en Valencia, en la cual me agobiaba el asfalto, los edificios tan altos (aquí está prohibido construir más de cinco plantas, menos en los barrios modernos de las afueras, en los que se están haciendo edificios más altos), las calles tan anchas, tantísima gente, el metro, miles de autobuses y taxis... Hasta que me acostumbré y me encantó Valencia.
Ahora mismo, creo que podría vivir en cualquier sitio del mundo (pueblo, aldea, gran ciudad, lo que fuera) y que me acostumbraría y me gustaría vivir allí.

2:09 p. m.  
Blogger MaleNa said...

Marga hoy no te vi a la mañana por MS, estoy con 40 grados a los sombra, hummm que hombre Sr. Fiebre, me hace acelerar las pulsaciones, sin poder resistirme.

Me gusta lo que decis Amelchus, estas como yo hace un tiempo, norte sur este oeste.

Besos de viernes, hoy hay bar :)

4:44 p. m.  
Blogger Marga said...

Amelche, ajá, depende... yo creo que también viviría en cualquier lado. Vaya, en Afganistán no, por ejemplo... jajajaja.

Malenilla... no, no apareciste!! sigues con fiebre? cargamento de paracetamoles for you!! nada de achuchones que eso hará subir la temperatura... jeje.

Es verdad! es viernes!! señor Reaño será usted tan amable de montar la barra con jugosos cócteles? hoy tengo el día glamuroso...
Nos vemos luego por allí, gentecilla. Me esperareis? os veré cuando llegue esta noche...

Besosssss y más besosssss

6:40 p. m.  
Blogger amelche said...

MARGA: Pues no, con burka no me veo, la verdad... Si no hubiera que llevarlo, igual sí. :-)

MALENA: ¿Qué te pasa, mujer?

6:58 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home