jueves, septiembre 14, 2006

La bola de billar de mi padre

Mi padre guardaba cosas en los cajones y a mí me encantaba removerle todos sus tesoros cuando no se enteraba. Eso le enfurecía. Luego, abría el cajón y descubría el desaguisado, pero normalmente no decía nada, a no ser que el desorden fuera de órdago.
Su cajón de la mesita de noche, lleno de pañuelos bien plegados entre otras cosas, olía a Vips Vaporub porque a él le encantaba ponérselo por las noches para respirar mejor.
Una vez, en su espacio sagrado, localicé una fantástica bola de billar de marfil. Era genial lanzarla al aire y atraparla antes de que cayera al suelo. Además, tenía un tacto tan liso y suave…La diferencia entre este tesoro y otros de los que se encontraban en el cajón de la mesita de mi padre era que éste me gustó más que ningún otro y no lo devolví después de jugar.
Mi padre era caprichoso como yo. Le gustaba guardar este tipo de cosas y cuidarlas. Pero yo no tenía respeto por nada. Era muy divertido encontrar pequeñas navajas, llaveros de equipos de fútbol, pins, calendarios…
No recuerdo qué hice con aquella bola de billar, pero al cabo de los días, mi padre la echó en falta y montó un pollo. Discutió con mi madre acusándome a mí. Yo me hice la longui y mi madre le recriminó que pensara que se la había perdido yo. ¿Por qué ha de haber sido la niña?, oía decir a mi madre. Y yo, mutis. Y mi padre estaba rojo de rabia, empezando a creer de verdad que él mismo la había perdido. Y en toda aquella esquizofrenia, la niña mala callaba. Ya no me interesaba la fechoría cometida y mucho menos el paradero de la bola que yo misma había perdido.
Mi padre era un busca tesoros y todo lo traía casa. Años más tarde, mi padre había muerto ya, le confesé a mi madre que había sido yo quien había extraviado la dichosa bolita. Entonces mi madre se llevó el puño a la boca y me dijo que era una soparpona, un vocablo andaluz que significa algo así como mosquita muerta.

19 Comments:

Blogger MaleNa said...

Que decirte, me deleitan tus textos. J'adore.

Hay algo (que aun no descubri) que nos identifica.

Bueno en este relato es facil, tambien soy caprichosa y amaba a mi padre mucho siempre.

Me encantaba su manera de guardar ciertos objetos.

Abrazos de mosquita muerta a mosquita muerta.

Que bueno es ir identificandonos, segun las palabras, las formas.
Me gusta.

Besos Palmus.

5:43 p. m.  
Blogger Tango said...

Bueno Pam ,"montó un pollo", "me hice la longui","Y yo mutis","soparpona" Expresiones muy "guay", no ? Lindo relato.

Beso


Malenita, "entre caprichosas te veas",tal vez por eso te identificas con Pam Pam.=0)

Tanguero

6:48 p. m.  
Blogger amelche said...

JOSÉ FRANCISCO: ¿Hay que traducir a cristiano? :-) Bueno, lo de soparpona ya lo ha explicado Pam, yo no lo había oído jamás, que conste.

8:02 p. m.  
Blogger Noctiluca said...

PAM

Delicioso relato ! intimo y pristino. Todas esas palabras que nombra Jose F., para mi son desconocidas aunque puestas en contexto les veo el sentido :)

Mi papa tambien tenia muchos cajones y cajoncitos, porque era maniatico del orden, tenia divisiones que mandaba a hacer a la carpinteria para poner las cosas pequenias... me encantaban sus viejos broches de los punios de las camisas, lupas, monedas de paises, ufff tantas cosas bonitas.

BESOS y splashhh!! me banio en tu rio de palabras

9:55 p. m.  
Blogger Noctiluca said...

Ah ! yo no era nada caprichosa tenia respeto sacrosanto por esas cosas ay que tontilla !! pero me toco asi :(

Igual me divierto ahora ! :)

9:56 p. m.  
Blogger amelche said...

PAM: ¡Qué mala eras! ¿Y no sabes dónde pusiste la bola?

9:57 p. m.  
Blogger Tango said...

No, no hace falta la traducción, algo tiene el castellano, que palabras "super" extrañas cobran sentido cuando se las rodean de un buen contexto. Éste es el caso. Por eso digo que son "guay".

Por otro lado, ja aja yo también tengo botecitos con monedas de todos los países que he visitado, tarjetas postales, fotografías, Cd´s, DVD´s, libros, papeles, y un montón de cosas inservibles regadas por todos lados ¡¡
Hasta una pelota de golf, justo frente a mí. ajajaja ( ésta la uso para darme masaje :P )


Besos repartidos

Tanguero

10:12 p. m.  
Blogger Noctiluca said...

bY si Tanguero, somos varios ! El amor por los objetos... tiene muchos orígenes o motivos, son lindos, son simbólicos, son parte de algo que vivimos y llevan dentro todo eso y más... Historia, emociones, colores, formas...ideas identidad, arte

mas besos generales (pero no militares)

11:45 p. m.  
Blogger Sir Faxx von Raven said...

encantador texto.

yo también me sentí identificado, pero si me permite la comparación, con su señor padre. tengo un cajón lleno de chucherías y de cientos de encendedores robados, entre ellos guardo una bola de billar también, pero es la negra, la bola 8.

alertaré a mi señora sobre las soparponas.

12:47 a. m.  
Blogger Umma1 said...

Es una historia preciosa, escrita de tal forma, que nos debe tocar a todos los que te leemos.
Me siento muy identificada con la historia y por partida doble.
Porque adoré a mi padre, aunque no me metía por sus cajones. Y porque hoy defiendo a mi hijo cuando el padre lo acusa de algún desorden.
Yo seguramente no terminé de crecer y así ando de a ratos muy seria y a veces reservándome ls respuestas

1:39 a. m.  
Blogger Noctiluca said...

UMMA,
No... ninguno a terminado de crecer...

Yo también adoraba a mi padre!!

5:04 a. m.  
Blogger Noctiluca said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5:07 a. m.  
Blogger Noctiluca said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5:19 a. m.  
Blogger Marga said...

Jajajaj Pam, por qué será que te imagino rebuscando y haciéndote la loca? jajaja

Muu bonito! ayssss las mosquitas muertas!!

Besosssssss de buenos días, mi niña!!

8:16 a. m.  
Blogger xnem said...

soparpona! me lo apunto.
Mira tu padre era como el mío y yo como mi padre; cajones y cajones llenos de TODO. Lo que te puedas imaginar, esta allí y mas. Curiosamente tengo en mi despacho una bola de billar que me llevé de su casa, hace muchos años, tu edad aproximadamente, -la guardaba desde joven,alguna travesura-, es la bola blanca -como la de la foto- y está un poco amarillenta, una vez le oí decir que era de marfil, y eso le dió una gran importancia para mi, creo que la guardo por eso y por su forma esférica, no se está quieta nunca encima de la mesa.

9:39 a. m.  
Blogger MaleNa said...

Pamcita este fin de semana es la mudanza? si necesitas energia desde Baires, contando con ella.

Un abrazo enciendo velas por vos y tu dulce marido.

:*********

1:48 p. m.  
Blogger Pam said...

Bueno!! Por dónde empiezo!!
Deciros a TODOS que me encanta que os haya gustado. Son historias de ésas que una tiene guardadas en su corazón...y que parecen simples, pero son las verdaderamente importantes, en un mundo tan artificioso este.
MALE: qué "guay", nos identificamos mucho!! Al igual, de tan iguales en algunas cosas, seríamos insoportables las dos juntas! Por cierto, Javi no es mi marido, me ha hecho mucha gracia leer ese apelativo. No, no. Ufff. No. Somos pareja pero no estamos casados ni nada así, y que dure!El traslado está en marcha. Ayer montamos varios muebles nosotros mismos y está quedando precioso! En breve colgaré fotos del antes y el después.

JOSÉ FRANCISCO: es curioso cómo todas esas palabrejas tan usadas aquí os suenan extrañas! Es la riqueza de nuestra lengua! Muchas gracias por tener un ratito para leerme.

NOCTI: Lo de los buscadores de pequeños tesoros es algo común, jejejje. Bien, bien eso de valorar así las cosas y cuidarlas. Yo soy un auténtico desastre En aquella época ya empezaba a demostrarlo!! Jojojojo. Pero es cierta la importancia de los objetos.Dicen mucho de nuestra personalidad! En cuanto a lo de crecer, creo que todos deberíamos seguir siendo al menos un poco niños siempre, toda la vida.

SIR FAXX, gracias por leerme. Así que tú también guardas una bola, eh??? Mi padre no era tan excéntrico como yo pensaba. Por cierto, aunque nunca te he dejado ningún comentario, a menudo me paso por tu página. Me gusta. Y el diseño, aunque un poco oscuro para lo "coloraina" que soy yo, tiene su cosa. Antes mi blog tb era negro. Soparpona, menuda palabra!! Mi madre tiene algunos vocablos!!!A veces las digo yo misma, sin darme cuenta, y mis amigos alucinan. Muchos saludos!!

UMMA: tú como mi madre y prácticamente todas las madres, defendiendo a los nenes. Si hubieses visto la cara de mi madre cuando le confesé todo... un poema!! Gracias por tu comentario.

MARGA, mi niña, yo haciéndome la longui, jajajajjaa, qué raro en mí!!! Si es que...era una bicha mala...!!!

AMELCHE: De la bola, ni rastro. No sé dónde acabó! Una vez la hube explotado lo bastane par amis juegos, sin que nadie se enterara... pufff, desapareció. Qué trasto de niña!!

XNEM: Tú tb con una bola! Lo quedigo, que mi padre no era tan raro. Haemos un club de buscadores y guardadores de tesoros. A mí no me incluyáis que lo mismo acabo extraviando algo, visto lo visto..jajaaja

5:27 p. m.  
Blogger amelche said...

PAM: Según la novela y la poesía morisca (siglos XIV, XV, en zonas donde había cristianos y moros en España), si una se acuesta con uno, ya están casados. Así que, no me quiero meter en intimidades, pero supongo que estaréis casados o a punto de casaros, que es lo mismo.

9:06 p. m.  
Blogger Tango said...

Siempre Pam, con gusto ¡

Amelche, que bueno que ya no vivimos en esos siglos; sería una casadero ¡¡

11:49 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home